TRABAJO ESTRATÉGICO PARA REIMPULSAR LA ECONOMÍA Y EL EMPLEO EN MÉXICO

La industria espacial, telemática, de computación y la biotecnología serán el eje de la transformación del proceso de trabajo y en las que es necesario realizar inversiones “de gran calado” para impulsar el empleo en México, afirmó Miguel Ángel Lara Sánchez, académico de la FES Aragón.

El especialista destacó que para lograr la estabilidad económica en el país  durante la emergencia sanitaria, se requiere evitar mayor pérdida de empleos y mejorar sustancialmente la magnitud de éstos para que sean permanentes y de calidad, esa es la clave del bienestar.

Explicó que para atender esta situación también es importante combatir la economía informal “porque es uno de los lastres del desarrollo”. Además, es urgente aumentar la implementación de medidas -gobierno federal y empresas- para reanimar el poder adquisitivo de los trabajadores.

Durante el programa “La UNAM responde”, de la televisora universitaria, el economista señaló que es el momento para tratar de contener las secuelas de la crisis y crear las condiciones para superarla.

Existen elementos, dijo, para que a partir del año 2021 haya recuperación sensible de la economía y de la actividad social en general, que permitan transitar hacia nuevas formas económicas que nos saquen del subdesarrollo como país.

“Otra situación urgente de atender es la mejora del poder adquisitivo de millones de trabajadores en México, ya que de los 126 millones de habitantes el 80 por ciento se ubican en niveles de pobreza. Además del impulso al cooperativismo, que en algunos periodos de la historia económica del país frente a desastres ha sido una buena alternativa para el aliento del desempleo”, comentó.

Empleo en México

En México, expresó el universitario, durante el segundo trimestre la proyección del crecimiento o decrecimiento de la riqueza durante 2020 se ubicó en -17.1 por ciento, siendo el más afectado el sector primario; pero hubo otros que también tuvieron decrecimiento como fue del -20 por ciento en la industria, -26.4 en la construcción, -31 en el transporte, -67.5 en la rama de alimentos y bebidas, -72.8 en servicios de esparcimiento, culturales y recreativos; y entre el 18 y 27 en el comercio minorista y mayorista.

“Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, casi 15 millones de trabajadores han sido afectados en nuestro país y esto equivale al 27 por ciento de la población ocupada, lo que quiere decir que estas personas están desempleadas o están en el subempleo”, aseveró.

Mencionó que entre enero y marzo de 2020 México tuvo 55 millones 352 mil 304 trabajadores empleados; en agosto bajó a 50 millones, y en julio-septiembre hubo un ligero ascenso, 51 millones 11 mil 33. La cuantificación del desempleo en enero era de un millón 970 mil 60 y para julio-septiembre la cifra aumentó a dos millones 799 mil 491.

Asimismo, sostuvo que la población no económicamente activa (amas de casa y jóvenes que tienen legalmente edad para trabajar) aumentó de manera notable por la crisis. Para el periodo enero-marzo de 2020 este sector -que no estaba integrado en la producción ni consiguiendo trabajo-, fue de cinco millones 755 mil 593; para agosto casi se duplicó al llegar a 10 millones 712 mil 600.

Propuso que a partir de la disminución en el número de contagios, regresar a lo que llaman “la nueva normalidad” dentro de un eje de acción social para el desarrollo de las necesidades de la población. “Tenemos que impulsar el manejo de herramientas digitales, pero dentro de la sociabilidad del ser humano y mexicano en particular”, puntualizó.

Comentarios

comentarios

Abrir chat