Madre de fátima no asistió a la misa de su pequeña hija.

México.- Globos blancos, mariachis, una sala de velación improvisada en media calle y la ausencia de su madre, así se llevó a cabo una misa para despedir a la pequeña Fátima.

Los sacerdotes que oficiaron la misa pidieron no solo por Fátima, si no por todas las víctimas de feminicidio. 

Compañeros de escuela llegaron a la humilde casa de su compañera que ya no volverán a ver, con globos blancos y le dieron el adiós.

Los restos de Fátima fueron llevados a un panteón que está muy cerca de lo que fue su casa.

Familiares, amigos y vecinos acompañaron a Fátima en su último recorrido por las calles donde alguna vez jugó.

Comentarios

comentarios